Nuevo Testimonio

Erika

El servicio y acompañamiento me ayudó en todo sentido. En comprender a mi hija, que es por lo que busqué el apoyo psicológico. En comprenderme a mi como persona. A comprender a las personas que me rodean. A buscar ayuda de un profesional porque no podemos con todos nuestros problemas solas, todos deberíamos siempre tener una orientación psicológica.

La depresión atípica o sonriente ¿Qué es?

Precisamente, ese esfuerzo que realizan por ocultar su tristeza hace que quienes le rodean, incluso su familia, no noten el malestar que puede estar vivenciando esta persona. En ese sentido, al no haber señales de alerta, la persona no estaría recibiendo la ayuda profesional que necesita. Quienes sufren la depresión atípica o sonriente experimentan el mismo malestar que una persona con depresión clásica. De hecho, estas personas son conscientes de lo que les pasa, o al menos de que algo en su vida no está bien.

¿Por qué ocultan estás personas su depresión?

El autoengaño: la persona cree que su obligación es verse siempre bien y muy feliz y que no es aceptable mostrar a otros sus emociones negativas porque es visto como un signo de debilidad. Este comportamiento es empujado por la misma sociedad, especialmente la sociedad de las redes sociales, en la que ser feliz es un imperativo para demostrar a los demás. Los perfeccionistas o quienes están muy presentes en redes sociales pueden tener más riesgo de sufrirla.

Miedo al rechazo o juicio: la persona piensa que mostrar emociones como tristeza, miedo o ansiedad pueda llevarlas a ser juzgadas negativamente por los demás. Este miedo al rechazo puede hacer que alguien prefiera ocultar sus verdaderos sentimientos para ser aceptado socialmente.

Protección personal: la persona piensa que mostrar vulnerabilidad emocional o debilidad puede hacer que se sienta expuesta o desprotegida, así que, decide ocultar estas emociones como una forma de autoprotección, sin embargo, esto tendría consecuencias a mediano y largo plazo en su salud.

Hábito aprendido: La persona puede haber aprendido desde su infancia a ocultar sus emociones. Por ejemplo, si las expresiones emocionales fueron desalentadas o castigadas durante su infancia y niñez, es probable que se convierta en un hábito continuar reprimiendo estas emociones en la vida adulta.

Falta de habilida para expresarse : Algunas personas pueden simplemente no tener la habilidad para expresar sus emociones, lo que las lleva a una represión o mal manejo de las mismas.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión sonriente?

Mantenerse muy activo: La persona puede ocupar todo su tiempo en el trabajo, los problemas de su entorno y buscar nuevas aficiones u objetivos para evitar sentir emociones negativas.

Respuestas excesivamente severas: Cuando se le pregunta cómo se encuentra, la persona puede afirmar que no tiene ningún problema y que no le pasa nada, aunque en realidad esté sintiendo vacío y tristeza.

Tiene una autoestima baja: Busca la aceptación de los demás exageradamente y se muestra muy susceptible ante las críticas, lo que puede afectar sus relaciones personales.

Suelen tener más apetito de lo normal, lo que puede llevar a un sobrepeso indeseado y extraño.

Problemas relacionados con el sueño: La mala higiene del sueño, como hipersomnia o el insomnio son comunes en las personas con depresión sonriente.

Cansancio general: La persona puede sentirse cansada durante todo el día y experimentar sensación de pesadez.

Pensamientos tóxicos: los individuos luchan con pensamientos tóxicos ocultos tras una fachada de normalidad, incluyendo la minimización de sus sentimientos, culpa por estar deprimidos, autocrítica excesiva. Estos pensamientos a menudo se centran en la autoevaluación negativa, el miedo al rechazo, y una sensación de inutilidad o desesperanza, lo que les impide buscar ayuda. Creyendo erróneamente que deben ser autosuficientes, se encuentran atrapados en un ciclo de sufrimiento silencioso, exacerbado por el esfuerzo de mantener su apariencia de bienestar ante los demás.

Baja tolerancia: Las cosas pequeñas se magnifican y gestos, palabras, ruidos e incluso actitudes inofensivas molestan e irritan a la persona.

La depresión sonriente puede ser peligrosa porque las personas que la sufren pueden tener ideas o pensamientos de suicidio. De hecho, la depresión sonriente puede ser más difícil de detectar y tratar que otros tipos de depresión, ya que las personas que la sufren pueden tener dificultades para reconocer, aceptar sus propios sentimientos depresivos y solicitar ayuda. Es importante buscar ayuda profesional si se sospecha que se está experimentando depresión sonriente, ya que el diagnóstico y el tratamiento temprano pueden ayudar a prevenir complicaciones y mejorar el pronóstico.

Evalúa tus propios síntomas

Para ayudarte a evaluar tus propios síntomas y determinar si podrías estar experimentando depresión, te ofrecemos la oportunidad de realizar el TEST BDI II. 

Un artículo del Equipo de Psicología “Dar Bienestar”