Nuevo Testimonio

Erika

El servicio y acompañamiento me ayudó en todo sentido. En comprender a mi hija, que es por lo que busqué el apoyo psicológico. En comprenderme a mi como persona. A comprender a las personas que me rodean. A buscar ayuda de un profesional porque no podemos con todos nuestros problemas solas, todos deberíamos siempre tener una orientación psicológica.

¿Qué le está pasando? Así no era mi hijo!

Si eres Padre o Madre de familia y tienes dificultades con tu hijo púber/adolescente, de seguro sientes que clonaron a tu hijo y que dejaron en tu casa la versión pirata, de hecho, es muy posible que a la menor oportunidad te pongas a pensar: “¿Por qué mi hija me dijo mentiras para irse a una fiesta? Ella no es así, siempre ha dicho la verdad, hasta se ganó la insignia de honestidad cuando estaba en la primaria.

La realidad es que la adolescencia es una etapa de muchísima confusión para los hijos, y si tú, como mamá o papá, no tienes información sobre lo que está pasando, cada vez vas a entender menos. La adolescencia tiene cambios físicos y psicológicos muy radicales, lo que en pocas y sencillas palabras hace que todo lo que conoces sobre tu hijo cambie.

Muchos estudios científicos sobre la adolescencia muestran que durante la pubertad una de las primeras señales que manda el cerebro es la de independencia. Has sido su héroe durante su niñez y por muchos años ha tratado de parecerse a TI, ha seguido tu forma de hablar, tus gustos, tu forma de vestir, tus palabras, etc. La Dra. Janice Hillman, especialista en medicina adolescente, dice que el adolescente se da cuenta de que es una copia tuya y por primera vez en la vida necesita ser él o ella. Necesita sentir que se vale por sí misma(o), por lo que tiene que hacer todo lo contrario para alejarse de ti (¡ojo con esta frase cuando estés a punto de enojarte!).

Tu adolescente se da cuenta de que todo lo que le has dicho lo ha creído, sin experimentar, sin preguntarse si es cierto o no. Por ejemplo, si tú le enseñaste que al bañarse debe lavarse primero la cabeza y luego los pies, ahora lo va a hacer al revés. Otro ejemplo, si tú le enseñaste que no debe andar solo por la calle o en la noche, ahora va a querer hacerlo y experimentarlo por si mismo.

La realidad es que para los adolescentes TODOS los aspectos de su vida van a cambiar. Es por eso que debemos tenerles mucha paciencia, primero porque lo hacen inconscientemente y luego porque, en realidad, su cerebro los está preparando para crecer.

Imagínate que tu adolescente no creciera y no experimentara por si solo ¿Te gustaría tener a tu lado a una mujer o a un hombre de 28 años que no sepa tomar sus propias decisiones y que se ponga a hacer un berrinche a su jefe porque no le gustó algo que dijo?

En la pubertad, el cerebro tiene una reconstrucción importantísima, pues la mitad de las conexiones electroquímicas (que son las encargadas de que todo funcione) se modifican para rehacerse. De hecho, estudios recientes confirman que 95% del cerebro se forma a los 5 años y el 5% restante ocurre durante el crecimiento más importante de todos: en la adolescencia.

Es muy fácil notar los cambios físicos que presenta la adolescencia (el cambio de voz, el vello púbico, el crecimiento de los genitales, la menstruación en el caso de las mujeres, etcétera), pero no sabemos cuáles son los cambios que la adolescencia ocasiona en su cerebro y, al no entenderlos, éstos son los que más problemas nos causan. De hecho, “la individualidad” que buscan y “tienen que conseguir” para crecer es sólo una parte, ya que en el cerebro del adolescente hay mucho más.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí!

A tu servicio

Ricardo Torres

Psicólogo